Social Media, una asignatura pendiente para muchas empresas.

Social Media, una asignatura pendiente para muchas empresas.

Los medios de comunicación social son una de las herramientas de marketing más efectivas.

Correctamente utilizados, los medios de comunicación social pueden fomentar la creación de relaciones con nuestros clientes potenciales, fortalecer la imagen de marca de nuestra empresa o aumentar el tráfico de nuestro sitio web. Sin embargo, a menudo se comete el error de hacer uso de ellos sin haber definido previamente cuales serán sus objetivos, ni la estrategia que se llevará a cabo para la consecución de los mismos. A lo sumo, esto es una pérdida de tiempo aunque, actuando de este modo, se corre el riesgo de desencadenar una experiencia devastadora.

Para beneficiarse de los medios de comunicación social, es necesario desarrollar una estrategia clara que tenga en cuenta lo que estamos tratando de lograr, quiénes son nuestros clientes y qué está haciendo la competencia.

¿Cuáles son sus objetivos?

Como mencionamos anteriormente, identificar los objetivos que deseamos conseguir, es un paso fundamental para el éxito de una campaña de social media. ¿Cuál es el propósito de nuestros esfuerzos de marketing de medios sociales? ¿Queremos crear o potenciar nuestra imagen de marca? ¿Buscamos aumentar las ventas online o el tráfico de nuestro sitio web?

Tener claras nuestras metas nos permitirá centrarnos en las estrategias que desarrollaremos para su consecución. Los objetivos deben ser específicos, medibles, realizables, relevantes y limitados en el tiempo. (SMART en inglés).

Los objetivos SMART son particularmente eficaces en social media, porque habitualmente las metas de gran parte de las empresas son demasiado vagas. Es común fijar objetivos como “conseguir más me gusta” o “aumentar nuestros seguidores.” El enfoque inteligente los transforma en “aumentar nuestro número total de seguidores de Facebook en un 15% en dos meses mediante la participación en grupos de Facebook.” El propósito del enfoque SMART es ayudar a evitar las trampas que impiden que las personas logren sus objetivos.

Specific (Específico)

Los objetivos deben ser concretos para evitar confusiones a la hora de elegir las estrategias.

Mesurable (Medible)

Si definimos como objetivo “aumentar nuestro número de seguidores” ¿cómo cuantificaremos el éxito? Sin embargo si nos marcamos como meta “aumentar nuestro número total de seguidores de Facebook en un 15% en dos meses mediante la participación en grupos de Facebook” si podremos comprobar los resultados de nuestra campaña de social media.

Attainable (Realizable)

Parece una obviedad pero es fundamental. ¿Vamos a ser realmente capaces de lograr este objetivo? Debemos asegurarnos de que estamos siendo razonables con nuestras expectativas.

Realistic (Realista)

Debemos disponer de los recursos necesarios para lograr nuestros objetivos. Por ejemplo, es posible duplicar el tráfico de las redes sociales en un plazo de 60 días, pero ¿disponemos del tiempo y los recursos necesarios para para cumplir con ese objetivo?

Time sensitive (Sensible al tiempo)

Debemos marcarnos un plazo de tiempo para comprobar el éxito o fracaso de nuestras campañas de social media. El truco aquí está en establecer un calendario que es alcanzable, pero no demasiado lejano. El establecimiento de un marco de tiempo de 12 meses para aumentar su número de seguidores en Facebook en un 10% es demasiado fácil. Un buen punto de partida para la mayoría de los objetivos de las campañas de social media es de alrededor de 3-6 meses.

El propósito del enfoque SMART es para ayudarnos a evitar las trampas que impiden que logremos nuestros objetivos.
Estrategia

Una vez identificado nuestro objetivo, sabremos hacia dónde vamos. Ahora es el momento de definir nuestra estrategia, el conjunto de acciones que llevaremos a cabo para lograr alcanzar nuestra meta.

Social Media

¿A quiénes nos dirigimos?

Uno de los factores clave para el éxito de cualquier estrategía de social media tiene que ver con la correcta orientación de nuestros mensajes. La mejor manera de hacer esto es creando personajes ficticios que nos ayuden a responder a esta pregunta. Disponer de información acerca del perfil demográfico de nuestro público potencial, de sus inquietudes, motivaciones, gustos o canales que frecuentan, será sumamente importante para continuar elaborando nuestro plan estratégico.

¿Qué hace nuestra competencia?

Nuestra competencia puede decirnos mucho acerca de lo que funciona y lo que no en social media. Después de todo, sus mensajes deberían ir dirigidos a los mismos clientes. Si no hacemos caso a nuestra competencia, estaremos perdiendo una gran oportunidad de aprender de sus aciertos y errores.

¿Cuáles son las plataformas más adecuadas?

Si hemos llevado a cabo una correcta identificación de nuestra audiencia, sabremos cuales son los canales que frecuenta asiduamente. Para crear una estrategia social exitosa, es necesario familiarizarse con el funcionamiento de cada red, el tipo de audiencias que puede alcanzar en cada una de ellas y cómo su empresa puede utilizar mejor cada plataforma.

Pasemos a la acción.

Una vez definido nuestro objetivo, el público al que nos dirigiremos, las plataformas  más adecuadas y el presupuesto disponible, es el momento de pasar a la acción.

Monitorizar, analizar y optimizar.

Una de las grandes ventajas del marketing digital con respecto al tradicional, es que nos permite medir,  análizar  y optimizar nuestras acciones en todo momento. Si hemos  establecido unos KPI’s (indicadores de rendimiento) que permitan medir los resultados de manera efectiva, dispondremos de información precisa acerca de la marcha de nuestra campaña.

 

Para finalizar.

Cada día es más notoria la influencia de los medios sociales en las decisiones de compra. Cualquier empresa que se mantenga al margen de esta realidad está abocada a un futuro más que incierto.

 

  • Activa3
  • Rúa Pazo 50 Moreiras - 32920 Ourense
  • Teléfono 988.105.406 678.226.242